REPROBADO Capitulo VIII

Untitled Document
CAPITULO VIII
Nueva experiencia
 
El haber experimentado el sexo con el cuerpo de mamá dejo en mí un profundo gusto por todas aquellas sensaciones, el simple hecho de sentir la suave piel del cuerpo de mamá en mis dedos, el tocar mis senos o el apretar mis nalgas me llevaba a otro nivel de placer. La idea del gordo me emocionaba, es verdad que el cuerpo de mamá es fantástico, es una mujer bella, pero el cuerpo de Carolina, la pareja de mi papá es más que espectacular, una mujer con un físico envidiable, además de ser joven viene de una familia adinerada, el único defecto es su pobre intelecto, aunque siendo sincero, eso no importa demasiado, sí ocupaba su cuerpo, las cosas serían diferentes.

Durante toda la tarde del día sábado el gordo y yo estuvimos detallando el plan para apoderarnos de los cuerpos de papá y Carolina, mi socio se notaba algo ansioso, seguía incomodándome que el tipo estuviera ocupando mi verdadero cuerpo. El primer paso fue llamar a mi papá, utilizando el medallón obtuve algunos recuerdos de mamá con el objetivo de hablar con él lo más natural posible, le telefonee con el pretexto de que tenía que recoger a Nico, ya que había reprobado el grado, diciéndole que no estaba dispuesta a cuidar más de él, no fue difícil fingir enfado, ya que al obtener los recuerdos y pensamientos también se adquieren algunas emociones, pacte con papá el recoger al niño el día domingo por la mañana, el primer objetivo estaba completado.

Era de noche cuando terminamos de afinar los detalles de los acontecimientos del día domingo, empleamos un poco más de tiempo para conocer más acerca de las funciones del medallón, logramos descubrir algo muy interesante con respecto al efecto de la gema en rojo, cuando terminamos estábamos cansados, acordamos que dormiríamos por separado esa noche, necesitaríamos toda nuestra fuerza para el día siguiente. Una vez en la recámara de mamá, decidí darme una ducha.

Cada vez me sorprendía más con la facilidad que el cuerpo de mamá se excitaba, me había bañado miles de veces, sin embargo el hacerlo estando en un cuerpo femenino, fue abismalmente diferente, el golpe de las gotas sobre la piel, la temperatura del agua, la sensación del jabón al recorrer mi cuerpo, era una nueva experiencia, no desaproveche el masturbarme en la regadera, sin lugar a dudas otra deliciosa experiencia.

Esa noche, cerré la puerta del cuarto con llave, programe la alarma del móvil y me acosté, a pesar de tener sueño, necesitaba pensar en mi propio plan, no me agradaba el sujeto que ocupaba mi cuerpo, mi ventaja era el medallón, así que me puse todo mi ingenio para deshacerme de él, la mejor forma era emplear la nueva función encontrada en el medallón.

La noche fue fría, eran aproximadamente las tres de la mañana cuando tenía todo bien pensado, el medallón  sin duda me ayudaría a lograr mis objetivos personales;  no sé qué le sucedía a ese cuerpo pero tenía una necesidad casi insaciable de tener algo entre las piernas, antes de caer rendido por el sueño me masturbe otra vez, al terminar  me quede dormido.

La alarma del móvil me despertó a las nueve de la mañana, prepararía mi personaje para la gran actuación, fue divertido elegir que ponerme, tarde demasiado eligiendo la ropa, sería la última vez que estaría en el cuerpo de mamá, así que deseaba disfrutar del momento, me probé toda la lencería, además de la mayor parte de los vestidos, al final de cuentas, termine con un vestido azul cielo con algunos detalles en ultramarino, el maquillaje no represento problemas, gracias a la ayuda del medallón y habilidades de mamá fue bastante sencillo; la cita era a las once de la mañana, cuando salí de la habitación, el gordo estaba listo, bastaba el sólo intercambiar miradas para saber que todo estaba listo.

Quince minutos antes de la hora pactada, recibí una llamada de papá en el móvil de mamá, los planes tendrían que cambiar de último minuto, estaba ocupado en un almuerzo de negocios, así que enviaría a Carolina sola a la casa para recoger a Nico, era grandioso, sería mucho más fácil apoderarnos del primer objetivo.

Carolina es una chica que gusta de la puntualidad, justo a las once estaba tocando a la puerta principal,  el gordo fue quien abrió la puerta para recibirla, mientras yo debía esperar en la estancia, estaba ansioso, la sola idea de probar el cuerpo de Carolina me estaba enloqueciendo,  recupere la cordura en cuanto tome con mis manos el medallón.
 
 

Mientras el tipo le ofrecía algo de tomar a nuestra visitante,  gire la gema central del medallón desplazándola hasta el color rojo, la noche anterior descubrí la interesante función de dicho color, en cuanto los vi entrar a la estancia, me acerque hasta ellos, mamá detestaba a la vieja, para no desentonar trate de actuar cómo mamá, apenas y la salude, con un gesto de desprecio, la mujer acostumbrada al mal trato de mamá respondió de la misma forma, era evidente que no perdería el tiempo con innecesaria charla, de inmediato me pidió las cosas de Nico, después llevo su atención hacia el gordo y le pedio que se despidiera de mi, la mujer tenía prisa.

Nuestro plan consistía que en cuanto me despidiera de Carolina utilizaría el medallón, pero yo tenía una variante para el plan, el gordo se acerco y monto su acto teatral de despedida hacia su madre, se dio el lujo de darme un beso en la mejilla y abrazarme, al tener su brazos envolviéndome utilice el medallón, su cabeza chicoteo hacia atrás, desvaneciéndose en mis brazos, ese repentino desmayo llamo la atención de Carolina, quien dejo escapar un leve grito, la chica estaba asustada, se acerco hasta dónde estábamos, llevándose la mano a la boca cubriéndola, le pedí que se acercara y me ayudara por un momento, la mujer rápidamente se incoó y sostuvo la cabeza de mi verdadero cuerpo, mientras yo llamaría a un médico, me levante despacio, camine hasta ponerme justo detrás de ella, saque el medallón y en un movimiento lo puse sobre su espalda, activando nuevamente el medallón, el rojo de la joya brillo, parpadeo por varios segundos, hasta apagarse, mientras el destello de luz iba desapareciendo, el cuerpo de Carolina cayó al suelo totalmente inerte.

Estaba parado frente a dos cuerpos totalmente inmóviles, con dos botones del medallón activaba una función de absorción era cómo si el medallón absorbiera el alma de los seres vivientes y los almacenara, tome un verdadero riesgo ya qué sólo lo había aprobado junto con el gordo, no tenía idea que pudiera almacenar una segunda alma. Estaba maravillado, el cuerpo de Carolina estaba completamente a mi disposición.

 A pesar de que los cuerpos estaban inconscientes, respiraban, una respiración demasiado pausada, pero constante, con dificultades lleve el cuerpo de Carolina hasta la recámara de mamá, tuve que hacer un esfuerzo impresionante para llevarla por las escaleras, fue menos complicado subir mi verdadero cuerpo.

Deje mi verdadero cuerpo en mi recámara, mientras yo estaba en la habitación de mamá admirando el cuerpo de Carolina, bajos pensamientos se apoderaron de mi, la desvestí y al tenerla completamente desnuda frente a mí, no aguante las ganas de desnudarme también, al quedarme sin ropa, me subí a la cama y me monte sobre el cuerpo de Carolina, al sentir su piel rosando mi piel, disparo una corriente electrizante en mis terminales nerviosas, era extraño hacerlo pero estaba encima de su cuerpo, sitiando su vagina rosando la mía, mis pechos apretando sus pechos, me levante un poco y comencé a lamer sus senos,  sin darme cuenta comencé a jadear.

 
 

Restregaba mi vagina contra su vagina, rápidamente sentí cómo escurría liquido por mis muslos, con el cual empape un poco mis dedos y los lleve hasta el interior de mi vagina, con la otra mano acariciaba mis senos, intercalando las carias con los pechos del cuerpo de Carolina, comencé a masturbarme, había vuelto esa actividad mi religión, no lograba mitigar la ansiedad que me provocaba mi propio cuerpo por tener algo entre mis piernas.

 
 

Llegando al punto más alto de excitación una gran cantidad de liquido salió expulsado desde el interior de mi vagina, empapando parte del vientre y vagina del cuerpo que estaba justo debajo de mí, me lleve los dedos a la boca para probar mis jugos, teniendo mis dedos húmedos los lleve hasta  el interior de la vagina de Carolina, los introduje suavemente, realizando un espaciado movimiento de adentro a afuera, me sorprendí al ver que el cuerpo de Carolina reaccionaba a los estímulos, acelere los movimientos con mi mano izquierda y con la derecha empecé un masaje sobre sus senos, era sorprendente ver cómo dejaba escapar gemidos, entreabriendo un poco su boca, aquello me excitaba aun más, era cómo si pudiera sentir esos dedos dentro de mí, lleve a un ritmo vertiginoso los movimientos, hasta el grado de hacer que el cuerpo de Carolina comenzara a retorcerse, no quería detenerme, pronto el interior comenzó a apretarse, cómo si opusiese resistencia, al grado de empujar mis dedos hacia afuera, ejercí mayor presión hasta que estallo un enorme fluido, su boca dejo escapar un enorme grito,  el liquido alcanzo a salpicar mis piernas, lleve mi boca hasta su vagina y comencé a introducir mi lengua, haciendo movimientos circulares por todo el perímetro, estaba experimentando un nuevo placer, el liquido era tan delicioso, después de un rato, lleve mi rostro hasta el de Carolina e introduje mi lengua por su boca, a pesar de no recibir algún estimulo por parte de ese cuerpo me sentía totalmente satisfecho.

 
 

Recorrí por última vez con mis manos todo el cuerpo de Carolina, para después hacerlo con el mío, era como una despedida hacia el cuerpo de mama, al terminar, tome el medallón gire la roca hasta el color azul y apreté los botones, el destello que ya conocía perfectamente volvió a invadir mi visión, el zumbido apareció, intenso en un principio, al final sentí mis parpados y comencé a abrirlos, lentamente, la visión era borrosa, pero sabía que pronto se normalizaría, me incorpore hasta quedar sentado en la cama, al tener mi visión normalizada, comencé a explorar mi nuevo cuerpo, había logrado lo propuesto, ahora el cuerpo de Carolina era mío, inmediatamente sentí la diferencia con el cuerpo de mamá, sus pechos eran más pesados, al llevar mis manos hasta las caderas las note mucho más pronunciadas, el vientre más plano y definitivamente era un cuerpo más sensible.

Era el momento de explorar, cómo con el primer cambio, me dirigí de inmediato al espejo, definitivamente era hermoso ese cuerpo, cada facción, cada parte, mucho más voluptuosa, estaba seguro que iba a divertirme demasiado, antes de echar a andar la segunda parte de mi plan aprovecharía algo de tiempo para disfrutar de mi nuevo cuerpo, había tiempo suficiente para comenzar a divertirse.

 

Facebook Comment

Blogger Tips and TricksLatest Tips And TricksBlogger Tricks